Dietas sanas para los niños | Cultura Saludable

Dietas sanas para los niños

alimentos_saludables

Las consecuencias de tener hábitos no saludables en los primeros años de vida pueden desencadenan enfermedades a largo plazo que disminuyen, de manera importante, la calidad de vida, tales como: diabetes, hipertensión, enfermedades del corazón, diferentes tipos de cáncer, depresión, problemas de aprendizaje, entre otros.

Por eso es esencial que tus hijos tengan una cultura de salud a través de una alimentación balanceada y la práctica de ejercicio diario.

Entre las acciones prioritarias que recomiendan los expertos en nutrición está la promoción de la de la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento hasta los seis meses de edad, de ahí se recomienda continuar proporcionándola hasta los tres años con una combinación de alimentos adecuados y nutritivos para la edad, ya que se asocia con múltiples beneficios entre ellos, el aporte de las primeras defensas frente a las infecciones y ayuda a prevenir el sobrepeso y la obesidad.

La gran mayoría de casos de obesidad infantil se debe a dietas con alto valor calórico, ultroprocesados, altos en grasa, sodio y azucares, aunado a la poca actividad física, esto se puede prevenir inculcando hábitos sanos.

Los padres de familia son los principales promotores del consumo de alimentos, de ahí que se debe favorecer la educación alimentaria basada en el Plato del Bien Comer, específico.

Evita darles bebidas con endulzantes artificiales o enlatadas. Es mejor que consuman agua pura o de fruta natural con poca azúcar. Dales comidas nutritivas, puesto que, en la primera infancia es cuando se alcanza el máximo potencial de vitaminas, minerales y proteínas.

Una dieta balanceada otorga energía necesaria, mejora el desempeño escolar y optimiza el crecimiento, está debe conformarse por tres comidas principales y dos colaciones, al prepararse se tiene que enfatizar en las acciones de higiene para evitar infecciones gastrointestinales.

Recomendaciones

  • Incluir alimentos ricos en hierro como verduras verdes (espinaca, acelga, brócoli, legumbres), así como lentejas, hígado, nueces, entre otros, además de vitamina C como los cítricos (limón, mandarina, naranja, toronja) para que así el hierro se aproveche mejor.
  • Consumir carne no más de dos veces por semana, de preferencia pescado o pollo, y después de los tres años de edad, en lugar de ingerir leche de vaca, se opte por beber leche vegetal (avena, almendras, coco o arroz).
  • Las colaciones entre comidas deben ser pequeñas porciones de frutas de temporada, alguna verdura (pepino con limón, jícama, zanahoria, betabel, chayote), una barra de amaranto, semillas, granola, cacahuates, yogurt descremado, avena, trigo, frutos secos, por mencionar algunos, y evitar la comida chatarra para saciar la ansiedad o el hambre.