¿Cómo desintoxicarse de las redes sociales? | Cultura Saludable

¿Cómo desintoxicarse de las redes sociales?

redes_sociales_adicciones_juventud

¿En qué momento sé si ya tuve suficiente de las redes sociales? Si su uso constante te ha traído dificultades para conciliar el sueño, problemas de autoestima o ansiedad, quizás sea hora de disminuir su uso.

Javier Alonso López Chávez, profesor del Departamento de Psicología Básica del Centro Universitario de Ciencias de la Salud, de la UdeG, señala que las redes sociales se han convertido en un factor que ha impactado directamente en la salud  mental de la población, sobre todo, en adolescentes y jóvenes.

"Con las redes sociales estamos expuestos a una gran cantidad de estímulos, tenemos acceso a imágenes violentas, sin censura y sin ningún filtro", explicó el especialista.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares en 2020 el 66.9 por ciento de los hogares en Jalisco -1 millón 571 mil 689-  contaba con Internet.

El uso del Internet para acceder a redes sociales es el cuarto más referido en el Estado por usuarios de 6 años en adelante, sólo por debajo de su uso para comunicarse, consultar información y buscar entretenimiento.

El académico aclaró que si bien no todo lo relacionado con el uso de las redes sociales tiene una connotación negativa, hay circunstancias que las convierten en un detonante para desarrollar problemas en la salud mental.

"Si yo estoy constantemente expuesto a violencia, sangre, imágenes perturbadoras, evidentemente voy a estar conectado directamente con emociones negativas, lo que va a generar que mi estado de ánimo se mantenga en un punto negativo de ansiedad, estrés y hasta depresión", explicó.

El bullying, ciberacoso, el "hate" (odio) y la cultura de la "cancelación", son algunas otras de las situaciones negativas con las que se puede topar un usuario en redes sociales.

¡Qué FOMO!

El "Fear Of Missing Out (FOMO)", cuya traducción literal es "miedo a perderse algo", es una forma de nombrar ese terror a ser ignorados por no estar en línea.

"Incluso las historias de Instagram, que sólo permanecen 24 horas, fortalecen justamente este factor de que las personas tienen que estar conectadas todo el día, sino ya se perdieron de lo que publicó otra", expuso López Chávez.

Al FOMO se suman otros conceptos como el "highlight reel"; este se explica como la necesidad de mostrar los "mejores momentos" de nuestras vidas, y aunque esto no es necesariamente malo, sí podría poner a las personas en una situación comparativa contra el "highlight" de otras personas.

También existe la "social currency", que hace referencia a la moneda de cambio en redes sociales: las reacciones e interacciones que puede generar una publicación.

Afinarse a esta lógica puede traer consigo centrar el contenido que compartimos en redes a la complacencia de los "seguidores".

"A lo mejor también veo cuerpos perfectos, vidas perfectas y eso es lo que constantemente me está mostrando mi algoritmo, lo que me hace llegar a idealizar lo que debo de ser y no soy", abundó López Chávez.

Entonces... ¿es mejor cerrar todas mis redes sociales?

No necesariamente, en las redes sociales también hay cosas positivas y áreas de oportunidad para desarrollar en diferentes ámbitos de nuestra vida.

"Hay muchos elementos positivos, está comprobado que las redes sociales bien utilizadas nos ayuda al sentimiento de apoyo emocional, de sentirnos acompañados", aseguró.

Otras de las bondades de la redes son la posibilidad de establecer comunicación casi a cualquier parte del mundo de forma instantánea, son espacios donde las personas pueden hacerse de su marca personal, encontrar oportunidades laborales, acceder a información, o incluso hacer uso de las plataformas para hacer denuncias sociales.

Un ejercicio de desintoxicación

  1. Estas son algunas recomendaciones para mantener una salud mental respecto al uso de las redes sociales.
  2. Identifica el tiempo que pasas en redes sociales y establece límites de uso de aplicaciones.
  3. Intenta establecer periodos de desconexión. ¿Cómo? Planea actividades de recreación que no estén relacionadas con el uso de dispositivos: hacer ejercicio, leer, salir a caminar.
  4. Haz una "dieta saludable" del contenido que consumes en redes sociales. Si en tus redes aparece contenido que no es totalmente de tu agrado, altera tu algoritmo, busca otro tipo de contenido, hazle saber a la plataforma que lo que te muestra no te gusta a través de las configuraciones.
  5. Evita el uso del teléfono celular antes de dormir, podría haber riesgo de estar expuesto a estímulos negativos que provoquen una alteración en el estado de ánimo.
  6. Si consideras que el impacto en tu salud es considerable acude con un profesional de la salud.

(Agencia Reforma)